Metal o zirconio?

21 marzo, 2017 , CLIDELAMI

Las coronas de metal-cerámica, son las fundas que se han usado durante mucho años para reforzar dientes o para realizar rehabilitaciones. Con una apariencia opaca, carecen de la calidad reflectante de los dientes naturales, no siendo tan discretas como sus homólogas sin metal. Uno de los inconvenientes es que con el paso del tiempo es probable que se vea una franja del color del metal entre la corona y la encía.  Hoy en día, son sólo recomendable para la parte posterior de la boca, donde no prima la estética.

Las coronas de zirconio han sido un gran avance para ofrecer al paciente, la sustitución del metal permite una mayor compatibilidad que sin duda, es mejor tolerada por la encía. Su gran virtud es la gran estética que ofrece, hablamos de un material blanco y translúcido que nos aporta una mayor naturalidad y luminosidad. Con el paso del tiempo, al carecer de metal, nunca vamos a encontrarnos con esa incómoda línea metálica que acaba viéndose en las metal-céramica.