Consejos para superar el miedo al dentista

20 junio, 2017 , CLIDELAMI

El miedo que, en general, la gente tiene al dentista, constituye una de las razones más poderosas por las que se anulan las citas con el dentista o ni siquiera se llegan a solicitar. Para que esto no ocurra y la salud bucodental no se resienta, estos son algunos consejos para superar el miedo al dentista:

 

Convertir la visita al dentista en un hábito

Si las visitas a nuestro dentista de confianza se convierten en habituales (al menos una vez al año) y no se limitan a acudir a consulta sólo cuando hay dolor, el paciente perderá mucho de ese temor, también llamado odontofobia, ya que esas visitas producen, en general, menos molestias, además de que pueden evitarnos futuros tratamientos con pronósticos más complicados y dolorosos.

 

Relajación

Uno de los consejos mas importantes para superar el miedo al dentista, y no es otro que estar relajado. Para conseguirlo, es preferible que el día anterior a la consulta odontológica el paciente se acueste pronto para descansar debidamente, así como evitar bebidas y sustancias estimulantes. También es bueno que el mismo día que el paciente debe acudir a la consulta realice actividades que le gusten como el deporte, escuchar música, cocinar…

 

Ir acompañado

Si se tiene odontofobia el paciente pida a un familiar o a alguien que le transmita confianza y seguridad que le acompañe a la consulta, puesto que esto proporciona tranquilidad y seguridad. Por el contrario, aunque sea una persona muy cercana, el paciente debe evitar que le acompañe alguien que le transmita nerviosismo e impaciencia.

 

Acordar una señal

Acordar con el dentista una señal o gesto, para que, en el caso de sentir mucha molestia o dolor,  el doctor pueda hacer una pausa y así el paciente pueda expresarle dónde le duele y acordar una solución para evitarlo.

 

Dialogar con el especialista sobre el temor que provoca la consulta, el tratamiento o simplemente resolver las dudas que pueda tener sobre los pasos a seguir,  puede ayudar a que el dentista guíe al paciente en cómo superar el miedo. Es más, es imprescindible que se solicite información sobre el diagnóstico, el tratamiento, así como la duración del mismo ya que, en muchas ocasiones, esta incertidumbre provoca malestar y ansiedad.