La endodoncia es la rama de la odontología que se ocupa de tratar de preservar la salud de la pulpa dental, en el caso de que la pulpa no pueda ser preservada, se realizaría una endodoncia, también conocido como tratar el nervio. Los clínicos que realizan estos tratamientos, poseen unos conocimientos muy amplios sobre la anatomía de los conductos dentales y sus patologías, además de una gran destreza manual.

La causa más frecuente de la endodoncia es la caries dental sin ser tratada a tiempo. Al no ser tratada, la caries alcanzará la pulpa, causando su inflamación e incluso una necrosis pulpar.

Dependiendo del diente afectado y su número de conductos realizaremos un tratamiento diferente, es decir, si el diente a tratar posee un único conducto, el tratamiento será una endodoncia unirradicular. mientras si estamos ante un premolar o un molar, suelen tener más de un conducto, el tratamiento recibe el nombre de endodoncia multirradicular.

Endodoncia

El tratamiento endodontico consiste en la eliminación total de la pulpa dental y de la limpieza de sus conductos. Una vez realizado, el siguiente paso es rellenar todo el espacio de gutapercha. (un material biocompatible), anteriormente ocupado por la pulpa. Una vez toda la cámara pulpar y los conductos estén correctamente rellenos, fabricaremos y colocaremos la restauración encima de nuestra preparación, siempre lo mas estética posible, emulando los dientes naturales del paciente.

En el caso de que el tratamiento endodóntico fracase, existe otro tipo de tratamiento que se denomina, reendodoncia. Este tratamiento consiste en la eliminación de todo el material de relleno utilizado en el tratamiento de conductos, volver a limpiar para eliminar todas las bacterias para evitar una infección. Una vez hemos limpiado, realizaremos el mismo proceso que en una endodoncia.