Los terceros molares

12 abril, 2017 , CLIDELAMI

Los terceros molares, o también conocidas como cordales,  son un apartado muy importante y de suma consideración dentro de la Odontología. Son las ultimas piezas dentales en aparecer y lo hacen entre los 17 y 25 años de vida: aunque en algunas personas pueden llegar a hacerlo a edades mas tempranas o mucho más adelante. Muchas veces logran erupcionar correctamente, y se mantienen asintomáticos y participan en conjunto con los demás dientes en las diferentes funciones  normales  de masticación.

En algunas personas, por razones genéticas el tercer molar no se forma, y por lo tanto nunca erupcionará. Esto puede ocurrir en cualquiera de las cuatro cordales.

En otros casos, debido a procesos evolutivos del ser humano o a diferencias en  el tamaño entre los huesos  maxilares y el tamaño de los dientes, estos órganos dentales no lograr erupcionar completamente, pues el espacio que tienen para salir a la cavidad oral es muy reducido, quedando atrapados y provocando una serie de problemas.

 

Complicaciones

 

Al presentar una posición incorrecta, se pueden acumular restos de alimentos y placa bacteriana lo cual puede provocar caries dental y enfermedad periodontal. Como es la ultima muela, la persona no podrá percatarse de esto y  lo notará tardíamente, cuanto ya presente síntomas de mal aliento, dolor o incluso fractura dental. Además, la caries al ser una enfermedad contagiosa, podrá contagiar a los dientes vecinos, provocándoles daños severos.

Otro padecimiento es la Pericoronitis, la cual es un proceso infeccioso que se presenta al inflamarse la zona donde esta erupcionando el diente.  Provoca mucho dolor, y la infección puede evolucionar hasta la formación de un absceso, que podría extenderse  a la mejilla y cuello , limitando la apertura de la boca.

También, puede aparecer dolor en la articulación temporomadibular (articulación de la mandíbula con el cráneo) debido a la presión que pueden ejercer sobre las segundas molares  las cuales descompensan las fuerzas de la masticación.

La exodoncia (extracción) se realiza cuando haya sintomatología o se encuentra algún signo radiológico patológico.
 Cuando se encuentren retenidas, lo ideal es realizar la cirugía apenas se diagnostique  y no esperar a que genera las molestias y patologías asociadas. Entre mas joven el paciente mejor, puesto que el hueso será mas blando, y las raíces aun no se han formado completamente. Después de la cirugía, el paciente podrá sentir una pequeña inflamación y algún malestar, para lo cual se le indicarán analgésicos, antiinflamatorios y antibióticos para prevención.